La momia (2017)


La momia es una película useña de suspense dirigida por Alex Kurtzman.


Parece ser que la Universal tiene pensado realizar una serie de películas para lo que han decidido crear lo que han llamado Universo oscuro. Quieren hacer una película con cada uno de los monstruos famosos y juntarlos a todos, no como en Una pandilla alucinante. La primera película de esta saga iba a ser Drácula: la leyenda jamás contada, pero no les fue tan bien como esperaban y decidieron que esta sobre la que os estoy escribiendo fuese la primera.



Ha contado con un presupuesto de 125 millones y el primer fin de semana ha recaudado 150, así que de momento han recuperado lo invertido. Para rodar la escena de la caída del avión se necesitaron 2 días y 64 tomas, se usó un avión que simula gravedad cero y varios miembros del equipo echaron la pota, curiosamente los actores principales no.  El estreno se retrasó de 2016 a 2017. Cruise fue a promocionar la película a un conocido programa estadounidense y al acabar invitó a todos los allí presentes a un pase especial. 

La película comienza en la edad media, entierran a un templario con una joya. Luego una voz en off nos cuenta la historia de Ahmanet (Sofía Boutella), una princesa que era la leche y que ve imposibilitado su ascenso al trono al nacer su hermano, para ello llega a un acuerdo con Set. Mata a su padre, a su madrastra, a su hermano y cuando iba a cumplir lo pactado con Set un grupo de, llamémosles, buenos egipcios la capturan, la momifican viva y la entierran en una piscina de mercurio.


Llegamos a la actualidad. Estamos en Iraq. Dos soldados que se dedican al tráfico de antigüedades, Nick (Tom Cruise) y Chris (Jake Johnson), llegan a un pueblo gracias a un mapa que el primero robó a Jenny (Annabelle Wallis). Se monta una gorda y, tras pedir ayuda, una de las bombas abre un agujero en el suelo que deja a la vista la tumba en la que fue enterrada Ahmanet. 



Tom saca el sarcófago de la piscina de mercurio y... la momia le elige para ser él con quien cumpla su pacto con Set. Tras sacar el sarcófago les persigue una tormenta de arena. Se salvan. Casualmente al pasar por Londres el avión se estrella y mueren todos menos Jenny que se salva gracias a un paracaidas y Nick, que como es el elegido...

Estando en el depósito de cadáveres Nick resucita y, como es normal, le dejan marcharse al pueblo a beber un poco... Pero la momia ha escapado y les saca el alma a un par de policías y luego a otro par. Nick tiene la imperante necesidad de ir al lugar del accidente a cerciorarse que la momia sigue muerta...

Os cuento una pequeña anécdota. Hace años fui a ver una película de otro Tom, Hanks para ser más exactos, titulada Náufrago a unos cines desaparecidos de Valladolid. Al poco de empezar quise marcharme, pero tengo la extraña costumbre de ver el principio y el final de la película, que por eso lo he pagado, así que salí de la sala, fui al baño, volví, vi otros cinco minutos, volví a salir, estuve hablando con el chaval que estaba como de acomodador, volvi a entrar, cinco minutos, volví a salir, charla con el acomodador y la taquillera, volví a entrar... Pero pude decir que vi la película de principio a fin, más o menos. Que a qué viene esto. Viene a que con La momia me han entrado las mismas ganas de marcharme, pero no pude porque iba acompañado. Ambas películas son, para mí, un truñazo enorme.



Tiene un montón de situaciones tópicas. Humor que no hace gracia. Meten a personajes de las futuras películas de una manera un tanto cutre, el doctor Jeckyl (Russel Crowe) es el director de una organización que se encarga de combatir el mal... que supongo yo que será el nexo en la saga, algo muy televisivo la verdad.

Lo que sí me ha quedado claro es que los guionistas han visto Un hombre lobo americano en Londres (Chris en Londres), Indiana Jones y la última cruzada (la escena en la zona llena de agua se le da un aire), la de La momia de Brendan Fraser (lo de las tormentas de arena) y la española tetralogía del terror ciego del señor Osorio (los zombis templarios que aparecen).

Los efectos especiales no son para tirar cohetes.

Los actores no lo hacen mal.

El doblaje es muy bueno. 

De la música se encarga muy bien, lo mejor de la película, el señor Brian Tyler.




NOTA 2,97004312 DE 10

Un truñazo, repito, que no asusta en ningún momento... Bueno, una chica de unos diez años sí se asustó en una escena cuando están en Londres y el grito fue grande, pero el resto de la película no hizo nada. Tampoco emociona en las escenas que debieran ser emocionantes y aburre en gran parte del metraje. 



Comentarios