Un hombre lobo americano en Londres (1981)


Un hombre lobo americano en Londres es una coproducción anglouseña de suspense dirigida por John Landis.

No hay tráiler en español.

Finalizaban los sesenta, el joven Landis se encontraba en Yugoslavia colaborando en el rodaje de Los violentos de Kelly cuando vio un grupo de gitanos enterrando a uno de los suyos y haciendo un extraño ritual para que no saliera de la tumba y le llegó la inspiración para esta película. Escribió el guión en 1970, pero no encontraba quien se lo financiara. Así que trabajó en otras cosas hasta hacerse un nombre en el mundillo y tras lograrlo consiguió la financiación que necesitaba para realizarla, 10 millones de dólares. Los productores no confiaban mucho porque pensaban que era muy terrorífica para ser una comedia y muy cómica para ser de terror... Para mí no es ni una cosa, ni la otra.


Así que comenzó la producción. Se encontró con un problema antes de empezar, Rick Baker con quien llevaba hablando de hacerla casi diez años estaba a punto de empezar a colaborar en otra de hombres lobo, Aullidos, pero como tenía más ganas de rodar esta dejo a los otros plantados. El rodaje se realizó en Gran Bretaña y allí se encontró otro problema, solo concedían cuatro permisos de trabajo; uno fue para Landis, otro para Baker y los otros dos para los protagonistas. El resto del equipo debía estar compuesto por gentes de la pérfida Albión.


Tampoco se libró de problemas tras su estreno, al anunciarla como «La nueva película del director de Desmadre a la americana y Granujas a todo ritmo» la gente iba a verla pensando que sería una comedia y salían escopetados al ver alguna escena de miedo. A pesar de todo se convirtió en un éxito recaudando más de 30 millones de dólares solo en territorio useño. Ese mismo año se estrenaron otras dos películas relacionadas con la licantropía: Aullidos y Lobos humanos. En 1997 se hizo una versión radiofónica en la BBC.


Comienza nuestra historia con dos treintañeros estadounidenses montados en una furgoneta que transporta ovejas, el camionero para en un cruce de caminos y les recomienda no salirse del camino. David (David Naughton) y Jack (Griffin Dune) caminan hasta un pueblo cercano hablando de sus cosas.


Al llegar entran en la taberna «El cordero degollado» en cuyo cartel en lugar de un cordero aparece un lobo. Los pueblerinos no les tratan nada bien y les echan, aunque les dicen que no abandonen el camino y entren en el páramo. Los useños no les hacen caso, entran en el páramo y... ¡Tachán! son atacados por un hombre lobo. Jack muere y David se salva gracias a los pueblerinos que, arrepentidos y tarde, fueron a buscarles.


Tres semanas después David despierta con la hermosa visión de la enfermera Price (Jenny Agutter, guapísima). El doctor Hirsch (John Woodvine) le ausculta y le recomienda que descanse. Pero David no puede hacerlo ya que recibe la visita de su amigo muerto Jack que le dice que al morir asesinado por culpa de un hombre lobo deberá permanecer como muerto viviente hasta que él muera y le pide que se suicide antes de que haga algún mal. Como David ha estado teniendo pesadillas no le hace mucho caso.


David sale del hospital y va a casa de la enfermera Price y, ya sabéis, tralarí, tralarí... Mientras, el doctor va al pueblo en el que todo comenzó y descubre algo inquietante. Jack, algo podrido vuelve a aparecerse y advierte a su amigo que la noche siguiente será luna llena y vuelve a pedirle que se mate antes de que sea tarde, pero tarde ya era...


La noche siguiente la enfermera va a trabajar, David se transforma y mata a troche y moche, se despierta al día siguiente en la jaula de los lobos del zoo, completamente desnudo y con mucha energía. Descubre que han muerto varias personas, huye, se vuelve a encontrar con su amigo en un cine porno y este le presenta a las personas a las que mató que le piden que acabe cuanto antes con su vida, pero vuelve a ser tarde y David se transforma cargándose a varias personas. Sale del cine y...

Ni fu ni fa, aunque es entretenida y se pasa rapidísimo. Cuando llega el final te preguntas: «¿Ya está, no hay más?». No hay sustos, aunque sí algún momento de casquería.

Aunque no os lo creáis esta fue la primera película que ganó un Óscar al mejor maquillaje, fácil lo tenía ya que ese año solo compitieron dos (esta es la otra, no se estrenó en España). Si os soy sincero lo único bueno que tiene es la transformación del lobo, en cierto momento salen unos monstruos nazis que dan pena, y cuando hay planos cortos del lobo canta mucho también. Estaban mucho mejor los de Aullidos para mi gusto.

Los actores no lo hacen mal. Quitando un niño en el hospital que lo hace como el culo.

El doblaje original era bueno. El redoblaje está bien también.

Para el apartado musical Landis quería canciones que tratasen sobre la luna llena, Blue moon sale en tres versiones distintas, muchos artistas no quisieron que aparecieran sus canciones en la película. De la música se encargó Elmer Bernstein, pero la duración de la composición dura siete minutos escasos, se dedica básicamente a servir como cortinilla en ciertas escenas. 



NOTA 6,298814236 DE 10

Si os gustan las películas de hombres lobo esta es una de las obligatorias. Contó con una continuación que a mí me gustó más, tendré que volver a verla a ver si aún pienso lo mismo.


Comentarios