Honrosas excepciones: Mayflower


El sábado fui a ver la de Prometheus y según acabó me vinieron varias cosas a la cabeza así que aquí os dejo la segunda entrada de honrosas excepciones. La segunda parte de Prometheus entitulada Mayflower.


¿Por qué el título?

Durante el viaje al planeta de los creadores David insiste en que han de poner un nombre a la nave y que cree que el más adecuado es Mayflower ya que será la primera nave que llegue a un mundo nuevo para homenajear al famoso barco de los peregrinos.

Al acercarse a un planeta cuatro enormes naves rodean el Mayflower, se comunican gracias a David que aún tiene la cabeza y el tronco separados. De una de las naves sale una más pequeña y entra en el Mayflower un grupo compuesto de humanos. Al principio se comunican en la lengua de los gigantes pero uno de ellos habla nuestro idioma y les cuenta que ese planeta está en cuarentena que nadie puede entrar en él. Toma el control de la nave y les lleva a otro. Al aterrizar son recibidos por los creadores. 

Se enteran que tiempo atrás se produjo en el planeta una batalla entre quienes fueron a llevar la vida a la Tierra y quienes pensaban que aquello no era cosa suya y decidieron acabar con lo que los otros crearon. La guerra duró más de mil años humanos (unos 127,9 de ellos) y acabaron ganando los que crearon la vida en nuestro planeta.

Tras dos mil años sin noticias de esas naves, ni siquiera sabían el emplazamiento de la base, y al haber estado todo este tiempo visitándonos lo que había ocurrido se había convertido para ellos en una leyenda. 

Destrozan el Mayflower ya que cuando ocurrió aquella guerra los malos se infectaron con el virus que llevaban pensando que les haría más poderosos y se convirtieron en xenomorfos. Los creadores abandonaron el planeta original y lo bombardearon hasta dejarlo yermo y radioactivo.

David es reconstruido y vuelve a comportarse como un cabroncete, descubrimos que tenía guardado más mejunje de las vasijas y durante la fiesta de recepción lo vierte en varias copas.

Elizabeth se entera que después de las guerras fueron a la Tierra para comprobar que no había pasado nada y desde entonces han ido llevando personas a ese planeta, de ahí la presencia humana. Y su duda sobre quién les creo a ellos no queda resuelta ya que la contestan que les creó Dios (con otro nombre, claro)

El experimento de David surge efecto rápidamente, los Alien comienzan a causar estragos.

Entre alguno de los gigantes vuelven a surgir pensamientos de rabia contra los humanos a los que culpan de la vuelta de aquellos seres.

Comienza una evacuación del planeta, las dos facciones de los gigantes están de acuerdo en una cosa. Los humanos serán los últimos en abandonarlo.

Uno de los Alien destroza por completo a David.

Elizabeth se cuela junto a unos cuantos humanos de allí en una nave en la que van dos gigantes buenos que saben que en el planeta donde estaba la base de los malos hay una vacuna y un arma para acabar con los bichos.

Y ahí acaba la segunda parte, con un final más que abierto.

La segunda parte mejora en bastantes cosas a la primera. 

Los efectos especiales siguen siendo muy buenos. El director sigue haciendo lo posible por no usar el ordenador.

Las interpretaciones son muy buenas.

Y la música superior.


Comentarios