La bilogía Valdemar (2010)


Hace un par de años me enteré que se estaba rodando una película para la que el director, José Luis Alemán, no quería ningún tipo de subvención. Cosa que a mí como productor de casi todo el cine que se hace en este país, España, me dejó patidifuso.

Al ser una historia larga, de tres horas, decidió estrenarla en dos partes.¿Una película de miedo española, sin subvenciones? Esto hay que verlo. Y lo vi, y ahora os cuento, pero primero un pequeño rodeo.


Soy admirador y defensor del doblaje, para mí hace más bien que mal, los tópicos del tipo en los países dónde no se dobla todos saben inglés se desmontan facilmente yendo a esos países (el que pueda) o hablando con gente de allí para certificar que no es verdad. El caso es que creo que el doblaje mejora muchas veces las películas porque los actores de doblaje hacen bien su trabajo, actuar , y logran algo muy difícil dar emoción sin ser vistos. 

En España los actores actuales son malos porque no saben actuar con la voz, saben ponerse delante de la cámara y declamar (puede que ni siquiera eso porque probablemente no sepan qué significa). Antes muchas películas no tenían sonido en directo y se recurría al doblaje por eso los actores de otras generaciones saben actuar, porque aparte de ponerse delante de la cámara saben impostar la voz para hacerla creíble. 
Y este es el gran fallo de la película, que los actores no saben actuar con la voz, no todos pero sí el 98%, solo saben leer el texto. Iba a decir que de una manera teatral, pero ni eso porque si en una obra de teatro alguien actuase así la estropearía.

Acabo el rodeo, ese es el gran mal de la película: Las voces. Aunque hay algún otro.


Vamos con la primera parte:


LA HERENCIA VALDEMAR

La historia comienza en la época actual. A una chica, Silvia Abascal (la peor junto a Ana Risueño en lo referente a la voz), la encargan ir a valorar una antigua mansión sustituyendo  a un compañero desaparecido. Según está realizando su trabajo aparece una extraña figura que la persigue por la casa. Logra escapar pero cae en manos de un par de hombres muy raritos que la secuestran. Llaman a un investigador para que trate de encontrarla y es en este momento cuando la peli se pone más interesante porque la acción se sitúa en el pasado. 

¿Qué fue lo que pasó para que la casa quedase encantada?


Acelerando, que es gerundio, en este salto atrás nos cuentan como la casa pertenecía a un matrimonio que regentaba un hospicio en ella. El marido para ganar más dinero comienza a hacer trucos con el espiritismo, pero le pillan y prefiere ir a la cárcel que aceptar el chantaje. Le libra de la cárcel un misterioso personaje Aleister Crowley, personaje que existió en la realidad y caracterizado por un anticristianismo tan exagerado que en su juventud llegó a ponerle el nombre de Jesús a una rana y crucificarla boca abajo, interpretado por Francisco Maestre (el mejor de la película). El caso es que logra convencer al dueño de la casa de hacer una invocación en la que todo sale mal y aparece un espíritu malvado que incendia la casa al salir de ella en su huida al cementerio, del que regresa de una manera «asustadora».


La película vuelve a la época actual, dejando varios finales abiertos que se supone se cerrarán en la segunda parte.

NOTA.- 6,19836459 DE 10

Y ahora la segunda parte:




LA SOMBRA PROHIBIDA


Todo lo bueno que tenía la primera parte se pierde en esta continuación. Tras una introducción de unos cinco minutos recordándonos todo que queda bastante ridícula volvemos a ver a los personajes del presente. Silvia Abascal se ha fugado de sus captores y encuentra ¡¡¡una caravana con una gitana!!! y aquí se forma un lío de no te menees ya que en lugar de haber aprovechado para contar las cosas en su debido orden tras unos minutos hacen una secuencia retrospectiva relatando cómo se ha llegado a ese momento.

A partir de aquí todo son situaciones chorras y diálogos realmente estúpidos.

¡Ah! y una secuencia homenaje a El señor de los anillos. 


Comienza el ritual que tiene como guia el necronomicón y en esta escena sucede algo muy estúpido, al menos para mí, durante el sacrificio uno de los miembros de la logia relata a otro lo que está sucediendo como si fuese una corrida de toros o un partido de fútbol.


Y acaba con un final que te deja pillado porque si hasta el momento del sacrificio ninguno de los «protas» tenía la más mínima idea de lo que pasaba y pensaban que estaban ahí por una tentativa de desfalco (es largo de explicar) acaban diciendo que lo sabían todo sobre la logia y lo que hacía. O eso me ha parecido a mí.

Esta parte es peor, los actores son malos. Les falta naturalidad, sobreactuan. Se salvaban en la primera porque aparecían poco pero en ésta que tienen que tomar protagonismo lo hacen mal.

NOTA.- 3,03789643 DE 10

Lo bueno de estas películas es que han conseguido que haya más gente que se atreva a rodar sin subvenciones porque ya cansa ser productor sin quererlo. Pero al verlas te quedas con la mosca tras la oreja pensando que podrían haber sido más y es una pena porque la primera parte es entretenida, cuando la historia transcurre en el siglo pasado... Creo que deberían haberlas dejado en eso. La historia de la familia Valdemar.

Propongo que hagan una edición especial solo con la parte que sucede en el siglo XIX y que la doblen, ganaría muchos puntos.

Tras las muchas quejas recibidas por la primera parte el director escribió una carta que podéis leer aquí

La fotografía y la ambientación están muy bien.

Los efectos especiales y de maquillaje muy logrados.

Llevo mucho tiempo diciendo que los compositores españoles hacen su trabajo estupendamente. Este es un ejemplo, la banda sonora de Arnau Bataller es simplemente fantástica. 


P.d.- Ah, y aún sin tener subvenciones se ven tetillas, solo en la primera parte y pocas pero se ven, con lo que queda demostrado que en el cine español los hombres son unos reprimidos salidorros y las mujeres nada feministas, ya que están dispuestas a todo para satisfacerles... Y a los que las ven en el cine o en casa, claro.





 CINE

Comentarios